Restauración saludable

Comida real: volver al origen

 Dieta Keto, Paleo, proteica, detox, alcalina , hipocalórica… todas las que existen y nuevas que saldrán. ¿ Te suena?

Cuando se llega al convencimiento de que lo que entra por la boca puede cambiar nuestra salud y la misma vida, es muy probable que alguna hayamos probado. Yo por lo menos , sí, y varias. 

Mucho se habla de cuál será la más efectiva para adelgazar o  para acelerar el metabolismo , pero a fin de cuentas lo que más nos interesa es que sea además  SALUDABLE.  

Los nutricionistas no se ponen de acuerdo en el cómo , pero sí en lo peligroso para la salud, al llevar a cabo alguna de ellas. 

Todo esto sin contar con las intolerancias alimenticias y las opciones veganas, vegetarianas, etc…de las que una buena parte de la población ya ha normalizado en su consumo habitual. Así que la pregunta es: ¿qué dieta es la mejor para estar saludable? 

Y eso me hace pensar en nuestras abuelas. No hacían dieta detox, pero estaban fuertes, ni dieta hipocalórica, pero en general no sufrían de sobrepeso. Estaban saludables y robustas justo para la vida poco sedentaria que tanto nos diferencia de la actual. Si a ésto le añadimos la aparición de la superproducción para abastecer la demanda alimentaria de estos últimos 30 o 40 años, no es difícil dar con la clave de nuestro desastre: el auge de los ultraprocesados.

Realfooding, la revolución de volver a lo natural.

 Así que no sólo los hipsters o lo vintage vinieron a traer una especie de moda, sino una conciencia de retomar «buenas y sanas costumbres» que nuestra sociedad frenética, no supo adaptar. Y paradójicamente es la occidental, con sus hábitos de consumo, la que se resiente y ahora mira a lo tradicional con ojos esperanzados. 

El ya conocido como realfooding (nuestro anglicismo de comida real), se está extendiendo y esperemos que sea definitivo. El secreto: alimentos no elaborados artificialmente, libres de conservantes, antioxidantes, y todos esos aditivos artificiales que no contiene la cocina de nuestras abuelas. Los productos frescos como carne, pescado, huevo, fruta, verdura . Las legumbres, frutos secos, y lácteos.

Y es ahí cuando nos damos cuenta  lo difícil que se nos hace prescindir de los pseudo alimentos que ya forman parte de nuestra despensa. Se torna una tarea titánica comprar en el supermercado,  cuando nos rodea la invitación de lo precocinado o la provocación de los sabores adictivos. Sobre todo,  al azúcar, tanto en lo que sabemos, como en lo que está oculto tras los falsos «light» (edulcorantes ) o con contenido en lactosa (conservante de baja calidad y precio, alto en azúcares). 

Lo preocupante es que la industria alimenticia gana, y los consumidores, si no somos conscientes, perdemos. La publicidad y el escaso interés del comprador por filtrar esos ingredientes no deseables, hace que movimientos como éste sean necesarios para abrir los ojos y comenzar , por lo menos, a leer etiquetas. 

Uno de sus defensores , el nutricionista Carlos Ríos, escritor además de un libro sobre el tema, » Come comida real», llama a la resistencia contra «Matrix», haciendo referencia a la película y su metáfora con esa realidad en la que estamos controlados . 

Las redes sociales,  dieron difusión a este movimiento. Por este medio de divulgación masiva, el realfooding ya se ha convertido en La Dieta de la salud. Supo conquistar con argumentos de valor , con casos reales de cómo bajar de peso y recuperar vitalidad.

 Se acabaron las aburridas dietas de pechuga y ensalada! Aprovechemos mas bien la variedad de nuevos y conocidos alimentos, para elaborar deliciosas recetas.

Comer sano y rico es posible si seguimos unas razonables normas de control y estamos atentos a lo que entra en nuestra cesta de la compra.

Pues a comer sano, rico y variado!  Porque con la comida NO SE JUEGA, Come comida real.

"Come comida real" de Carlos Rios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: